martes, 13 de diciembre de 2011

¡Animo Papa, te quiero!

No hay nada mas duro, que mirar a los ojos a tu padre y ver como sus ojos se van llenando de lagrimas.

4 comentarios:

  1. Ser cómplice de la tristeza es duro, pero necesario para quien la sufre. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Pues si, por eso debo estar de ahi, a pesar de la diferencia de edad, una persona de 52 años no puede evitar derrumbarse cuando le dicen que a su madre le queda poco (mi abuela) :) Un beso!!!

    ResponderEliminar
  3. Igual no sirve de nada, pero mucho animo

    ResponderEliminar

¡Gracias!